Idiomes
Cercar
  • Inicio
  • >
  • Blog
  • >
  • El Próximo Desafío Catalán (Reflexiones de un viajero)

26/11/2012 - 10:45

estrelles

Imprimir página

El Próximo Desafío Catalán (Reflexiones de un viajero)


Artículo publicado el los periódicos DOSSIER ECONÒMIC i DIARI DE GIRONA y también en la web del FORUM CARLEMANY introduciendo una serie de reflexiones acerca del futuro de nuestro País (ediciones Octubre 2007) 

29 de julio de 2006, Atlántico Norte, 40.000 pies de altitud y a mis espaldas el gran caos del aeropuerto del Prat...en mis manos y absorto en la lectura, la última obra de Kenichi Ohmae, EL PRÓXIMO ESCENARIO GLOBAL (Ed. Granica).

El legendario estratega de los negocios Kenichi Ohmae, que ya por el año 1990 predijo el surgimiento y el éxito de la Globalización y acuñó esta palabra, me desgranaba ante mis ojos unas reflexiones que me tenían totalmente cautivado...su concepto de Región-Estado aplicado a un mundo sin fronteras y que ha catapultado a áreas tan diferentes como la región de Dalián (China), Irlanda o Finlandia a los índices más altos de crecimiento y competitividad, me contrastaban con los obsoletos, pero desgraciadamente todavía vigentes, modelos existentes en un buen número de países...entre estos el nuestro. La lectura me hacía preguntar a mí mismo el porqué Cataluña, ha podido pasar en 17 años de ser una floreciente región económica europea, una zona próspera dónde se favorecía la actividad económica, la competitividad y el crecimiento a convertirse en un área asfixiada, en un entorno áspero dónde, haciendo un símil con la botánica el tiesto se nos ha quedado pequeño y no nos quedan recursos para florecer ni espacio para crecer.

 De esta reflexión profunda, en la soledad del vuelo transoceánico, intenté divisar lo qué han hecho bien estas Regiones-Estado pra que Ohmae los presente como el nuevo paradigma del crecimiento y la competitividad y, por el contrario, qué puede haber pasado en nuestro hogar para llegar a la situación actual de parálisis estructural, pérdida de competitividad y merma de las opciones de crecimiento. Hoy, pasados ya unos meses de aquellas primeras reflexiones, me he decidido a compartirlas con todos los que las quieran escuchar...

La primera "caos causa" que me vino a la cabeza en aquellos primeros momentos de reflexión fue la situación de crecimiento y liquidez gratuita vivida en el último quinquenio en nuestro País, y que ha degenerado en una especulación inmobiliaria sin precedentes, hinchando artificialmente el coste del suelo (residencial e industrial) y menguando de forma preocupante su disponibilidad. Este hecho ha propiciado el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento de muchos, con la consecuente presión desmesurada sobre los costes salariales y escasez de personas disponibles para los procesos de crecimiento de valor, realimentando así, cada vez más, un peligroso Círculo Vicioso de inflación y pérdida galopante de la competitividad.

La segunda "caos causa" que se me ocurrió fue la formación deficiente y la carencia, a todos los niveles, de talento "1st Class" (operarios, profesionales, directivos, políticos,...), talento por otra parte imprescindible para favorecer los procesos de competitividad, globalización y crecimiento que necesitamos. En estos momentos nos encontramos con una carencia de productividad y calidad del talento que podría impedir aprovechar las numerosas oportunidades que se presentan y que a la vez podría derivar en una verdadera guerra por las personas excelentes entre las Compañías de nuestro País, y ya se sabe...en las guerras ?odo el mundo acaba perdiendo.

Íntimamente ligado con el anterior concepto me venia a la mente la situación de "vida fácil", comodidad, carencia de reto y compromiso de muchos de nuestros jóvenes para emprender y o/continuar proyectos empresariales, y también de otras índoles, sobre todo si se compara con la mediana de otros países dónde la ilusión por prosperar y/o la necesidad por vivir dignamente han hecho despertar la capacidad emprendedora de las nuevas generaciones.

Si a todo este conjunto de "caos causae" añadíamos, una flexibilidad laboral precaria que en lugar de impulsar la excelencia de las personas favorece su mediocridad, una excesiva regulación e intervencionismo del Estado y de las Instituciones ante de cualquier iniciativa emprendedora (incipiente y o/consolidada) y una cargas fiscales desmesuradas por unidad de trabajo, acabamos de poner la "guindita" a todo este pastel de despropósitos y estorbos...

La pobre situación de las infraestructuras en Cataluña (eléctricas, viarias, ferroviarias, portuarias, aeroportuarias y telemáticas) experimentada sobre las mis "propias carnes" unas horas antes, se me presentaba como un mensaje recurrente que no merecía el menor asomo de comentario adicional.

El vuelo llegaba a su zenit y, ante mí, un papel con garabatos dónde se podían entrever algunas de las posibles "caos causae" de una situación poco favorable para nuestro País y para nuestro futuro, y me preguntaba ...qué podríamos hacer nosotros? Qué medidas se deberán tomar en Cataluña, a todos los niveles (a nivel de las personas, de las empresas, de los líderes, de los gobiernos,...) para qué Kenichi Ohmae nos devolviera el prestigio perdido en su próximo éxito editorial?

Antes que nada creo que es indispensable el poder contar con líderes y gobiernos que, haciendo un símil con el mundo de la química, se encarguen de "catalizar" el cambio, priorizando (sin motivos electoralistas) acciones directas de gobierno sobre los "caos causae" anteriormente mencionados y huyendo explícitamente de estructuras reguladoras, burócratas y funcionariales. Para conseguir todo esto Cataluña necesita a todos los niveles (social, empresarial, sindical y político), líderes con visión, proyecto de País, preparados y dispuestos a "tirar del carro" y a "remangarse las mangas" y que nos contaminen con la ilusión y, sobre todo, que nos devuelvan el orgullo de ser lo que somos...catalanes!!

Necesitamos también emprendedores y estructuras sociales y empresariales que fundamenten y basen su competitividad en la Innovación, la Calidad, el Servicio, la Productividad y la Globalización como tetraedro de excelencia y pervivencia y que apuesten fervientemente por la filosofía "Mpm" (Más por menos...más calidad, más prestaciones, más diseño, más seguridades, más servicio... a menos coste) en lugar de la filosofía "mpm" (menos por menos) de algunos de nuestros competidores globales.

Es imprescindible también fomentar la creatividad y desbloquear las mentes de los más jóvenes para poder generar más ideas y poder desarrollar /explotar las mejores y de más calidad, puesto que si queremos prever nuestro futuro, no esperemos que nadie nos ayude y, por lo tanto, lo mejor que podemos hacer es inventarlo nosotros mismos.

Pero, por encima de todo, lo que más necesitamos es una sociedad flexible, abierta al mundo, respetuosa con todo el mundo y sin miedo al cambio, capaz de reinventar-se a sí misma y de no quedar anclada en los paradigmas del pasado, contando con ciudadanos que se transmitan la ilusión del "Creer para Ver" en lugar del "Ver para Creer"... porque sólo si nos lo creemos podremos llegar a disfrutar de los beneficios y bienestar de una Cataluña Región-Estado próspera y visualizaremos así nuestro futuro según el modelo preconizado por Ohmae...éste es nuestro Gran Reto de País...éste es, a mi parecer, el "Próximo Desafío de los Catalanes"

Documentos adjuntos


[<] Vuelve atrás

Escribe tu comentario

  • Esta conforme y ha leído el aviso legal

comentarios

No hay comentarios

¡Sígueme!